La Ofensiva Alemana

Tras varios intentos de apaciguar a Hitler, Inglaterra y Francia le declaran la guerra tras invadir Polonia.
Europa vuelve a estar en guerra 20 después.

Stukas de la luftwaffe alemana en 1939

LA CAMPAÑA POLACA

Hitler tenía totalmente preparado el Plan Blanco ( la invasión de Polonia ) el 20 de Agosto de 1939 pero pospuso la intervención militar a la espera de los resultados de las negociaciones del pacto de No Agresión entre alemanes y soviéticos. La firma del tratado dejó las espaldas orientales cubiertas al ejército alemán y Hitler da la orden a primeras horas de la madrugada del 1 de Septiembre de cruzar la frontera polaca con más de 50 divisiones.


Mapa invasión de Polonia 1939
Situación de Polonia durante su invasión de 1939

La situación estratégica de Polonia para su defensa era difícil por tres motivos fundamentales : primero, las excelentes comunicaciones por carretera y ferrocarril entre ambos países. Segundo, la propia disposición de la frontera que se asemejaba a una lengua entre dos mandíbulas. Y por último, el estado mayor polaco dominado por el viejo concepto de guerra de posiciones como en la Primera Guerra Mundial.


Desde el primer momento los alemanes utilizan la táctica Blitzkrieg o Guerra Relámpago : las unidades motorizadas desbordan al enemigo hasta envolverlo, luego las bolsas son machacadas por la aviación. En este teatro de operaciones la luftwaffe ( ejercito del aire ) decide operar en pequeñas cuadrillas y dispersas ( Ju-87 Stukas ) con el fin de eliminar en el menor tiempo posible cualquier intento de resistencia enemigo.


Tres ejércitos avanzan desde Prusia y Pomenaria hacia el Sur comandados por el General Reichenau para efectuar un movimiento de arco mientras que el acorazado Schleswig-Holstein ataca a la marina polaca en el puerto de Danzing. Los polacos eran conscientes de la ofensiva alemana y deciden concentrar la mayoría de sus fuerzas en el Norte del país, donde a duras penas resisten. La llegada de los tanques del General Heinz Guderian doblegará la resistencia polaca. Como resultado, el 8 de Septiembre el IV ejército alemán llega a la capital, Varsovia y para el 25 tienen bajo control la totalidad del territorio polaco, a excepción de las zonas cedidas a los soviéticos en el pacto de No Agresión. Los rusos comienzan a invadir el Este de Polonia el 17 de Septiembre sin encontrar apenas resistencia, poniendo a buen recaudo su botín.


En poco más de 20 días Polonia ha caído.


El éxito del Plan Blanco es mas que evidente ... salvo por un apunte. El servicio secreto polaco sabía de la existencia de una máquina de encriptación de mensajes militares alemana con nombre en clave Enigma pero nunca tuvieron la oportunidad de tener una en sus manos. En los primeros días de lucha un comando alemán infiltrado en las líneas polacas llevaba consigo una máquina. El comando fue capturado y el artefacto desmontado para una investigación a contrarreloj. Cuando la capitulación era ya inminente el servicio secreto polaco envió parte sus investigaciones al servicio de inteligencia británico MI6 para que continuasen su trabajo con el descifrado de los códigos de la máquina.


Hitler en Polonia 1939
Hitler durante el desfile de la victoria sobre Polonia

Como apuntamos en el anterior capítulo, teóricamente Alemania no tenía la capacidad de sostener una guerra en dos frentes al mismo tiempo pero el estado mayor francés, comandados por los mariscales Petain y Gamelin, movilizó sus efectivos de manera lenta en todos los aspectos y otorgó a los alemanes un tiempo precioso para reorganizar sus tropas; por su parte los ingleses solo desembarcan con 13 divisiones de infantería, pero ninguna acorazada.


El desequilibrio fue más que notable y los aliados lo pagarán con una derrota aplastante.


Tras el hundimiento de Polonia no se produjo ninguna operación militar durante los 6 meses siguientes. La realidad es que ninguno de los contendientes se atrevió a movilizar a sus ejércitos más allá de las fronteras, si bien es cierto que Hitler confiaba que ingleses y franceses aceptasen el hundimiento de Polonia. Por su parte los aliados nunca tuvieron en mente un plan ofensivo contra Alemania sino rearmarse y contar con un escenario similar a la guerra de trincheras en torno a la línea Maginot. Así que por indecisión o miedo sólo se produjeron pequeñas escaramuzas en la frontera entre Francia y Alemania pero de escasa importancia.


LA OFENSIVA EN OCCIDENTE

Hacia el mes de Enero el espionaje alemán interceptó órdenes directas del entonces Lord del Almirantazgo inglés Winston Churchill de invadir Suecia. Su intención es cortar el acceso al hierro sueco. Hitler se da cuenta que tiene que actuar y prepara la invasión del Oeste de Europa mediante dos movimientos : el primero es en Febrero de 1940 con la ocupación de Dinamarca y Noruega con el fin de aislar geográficamente a Suecia y mantener abiertas las líneas de abastecimiento de hierro para la industria bélica alemana. El segundo movimiento es tender una trampa a los aliados para eliminar a uno de los contendientes de manera directa : Francia.


El alto mando de la Wehrmacht ( OKW ) era conscientes de lo accidentado de la geografía en Noruega ( nieve, valles y montañas ) donde cualquier intento de movimiento de flancos resulta casi imposible. Así que el plan consistía en atacar con pocos hombres, en su mayoría paracaidistas apoyados por la luftwaffe, establecer varias bases en suelo Noruego ( Narvik, Trondheim, Stavanger ) y desviar a un gran número de efectivos británicos lejos de la verdadera zona de conflicto, Francia, dejando casi sin apoyo a las fuerzas francesas ante el avance alemán en territorio galo.


Invasión de Francia en 1940
Artilleria alemana atacando cerca del rio Mosa

Aquello fue una finta pero los británicos no se dieron ni cuenta. Mientras los franceses detectaron movimientos de unidades acorazadas alemanas cerca de la frontera con Bélgica, los ingleses se centraron en cortar los suministros alemanes por el mar del Norte. Por desgracia tuvieron problemas graves de logística debido al mal tiempo, no supieron interceptar los transportes germanos hacia el país escandinavo y los noruegos ofrecieron escasa resistencia. Como resultado la estrategia alemana fue un exito, solo empañada por la expulsión en Narvik el 27 de Mayo por parte de los británicos. Pero ya era tarde, la invasión de Francia había comenzado.


En Mayo de 1940 Hitler ordena ejecutar el plan ideado por los generales Erich von Manstein y Gerd von Rundstedt : el avance de las unidades panzers por la llanura belga hacia Francia ( calcando casi al 100% el plan del General Alfred von Schlieffen de principios de siglo ). Allí acudieron el 11 de Mayo las divisiones belgas, inglesas y francesas para hacerles frente pero los tanques comandados por el General Guderian penetraron en la zona boscosa de las Ardenas en una acción totalmente inesperada. Cruzaron el rio Mosa en Sedan, se situaron detrás de los ejércitos aliados y cortaron todas sus comunicaciones.


El flanco derecho alemán llegó hasta La Haya y el día 13 a Rotterdam. Tras un devastador bombardeo obligó a la ciudad rendirse, huyendo el gobierno holandés a Londres y capitulando su ejercito al día siguiente. Al mismo tiempo el flanco izquierdo alemán penetró en Bélgica obligando a los aliados a replegarse pero el rápido avance de la Wehrmacht por el valle del Somme hacia el Canal de la Mancha detuvo la retirada. Solo pudieron llegar a las costas de Dunkerque parte del ejercito francés y poco mas de 300.000 ingleses al mando del General Gort. Desde Londres se le ordenó resistir a toda costa pero una primera tentativa alemana con aviación y artillería causó mas de 30.000 bajas. Cuando el rey Belga Leopoldo III pidió el armisticio, la Royal Navy organizó el reembarque de todo el ejercito acorralado en la costa de Dunkerque en menos de 5 días.


El hecho de que pudiera evacuarse a la mayor parte de las tropas aliadas fue gracias a la orden de Hitler de detener el avance de los tanques a escasos kilómetros de la zona de desembarco.


Ingleses esperando desembarco Dunkerque
Retirada aliada en Dunkerque bajo el fuego alemán

¿ Cual fue el motivo de tal decisión ?. El führer siempre quiso llegar a un entendimiento con Inglaterra incluso hasta bien avanzada la guerra. A su vez el gobierno nazi conocía las intenciones de una parte de la alta sociedad inglesa y de su clase política para llegar a un entendimiento con Alemania, como ya ocurrió con la Italia fascista.


En ese sentido el III Reich no se interpondría en los asuntos de Inglaterra y su imperio colonial si ésta reconociera el derecho al espacio vital alemán en el Este ( y de paso mantener a raya la amenaza comunista). El gesto de " buena voluntad " en Dunkerque marcaría el comienzo de las futuras negociaciones de paz.


Ahora bien, si el anterior monarca Eduardo VIII no hubiera abdicado en 1938 para casarse con Wallis Simpson, una mujer divorciada y Neville Chamberlain no hubiera dimitido como primer ministro en Mayo de 1940 ( aunque moriría 6 meses despues, víctima de un cancer ) tal vez la idea de un armisticio hubiera estado encima de la mesa. Pero los cargos de rey y primer ministro estaban en manos de Jorge VI y Winston Churchill. Ambos eran conscientes de la grave amenaza que constituía el III Reich para los británicos y siempre mantuvieron la negativa a cualquier tipo de negociación.


Lo que sí está claro es que Hitler dejó escapar una gran oportunidad para dejar al enemigo sin tropas bien adiestradas y con experiencia en combate en caso de invasión, además del golpe psicológico que supondría para Inglaterra sentirse indefensa. Las posibilidades de derrota ante un futuro desembarco alemán hubieran sido mayores.


Dejando a un lado las conjeturas, la guerra se estaba desarrollando según lo planeado por el alto mando de la Wehrmacht : Bélgica y Holanda ocupadas desde el mes de Mayo y Francia amenazada por todo el ejercito alemán tras desbordar la linea Maginot. El estado mayor francés destituye al general Maurice Gamelain por Maxime Weygand pero este es incapaz de detener el avance germano en la última linea de defensa a orillas del rio Marné a mediados de Junio. El 10 de Mayo huye el gobierno de París, estableciéndose en Burdeos uno de emergencia mientras que el día 14 las tropas del III Reich entran en la capital francesa.


A su vez, el 10 de Mayo la Italia fascista de Mussolinni entra en guerra; ha esperado el momento oportuno cuando el adversario francés se encuentra derrotado. Pero Mussolinni cometió un grave error de calculo. En el siguiente capítulo lo analizaremos con detalle.


Movimientos del ejercito alemán en Francia
Movimientos de los ejercitos de la Wehrmacht durante la invasión de Francia en 1940

El gobierno francés de emergencia solicita el armisticio y Alemania se lo concede. El acuerdo se firma el 22 de Junio de 1940 y contempla la división del territorio francés en 2 administraciones : el Norte bajo control alemán y con capital en París; el Sur presidido por el General Petain con capital en la ciudad de Vichy junto con la administración de las colonias en Africa.


Como anécdota, la firma del tratado entre ambos países se escenifica ante Hitler en el mismo vagón donde se firmó el armisticio del 11 de Noviembre de 1918, toda una humillación para el país galo.


La derrota francesa dejo completamente sola al único enemigo que le quedaba al III Reich en ese momento, Inglaterra. Allí acudieron un gran numero de exiliados y refugiados por la guerra; en especial los franceses capitaneados por el General De Gaulle. Siendo subsecretario de Estado en el Ministerio de Guerra francés llegó a Londres el 17 de Junio de 1940, desoyendo el requerimiento del mariscal Petain desde Vichy ( " Os ruego con el corazón oprimido que es necesario parar el combate " ). Pero en un mensaje en la BBC, De Gaulle pidió reanudarlo : “ Yo, el General De Gaulle, actualmente en Londres, invito a los oficiales y soldados franceses, ingenieros y obreros especializados en armamento y que se encuentren en territorio británico a ponerse en contacto conmigo. Suceda lo que suceda, la llama de la resistencia y de la libertad francesa nunca se extinguirá “.


Una semana después, Churchill reconocía a De Gaulle como " jefe de los franceses libres ".


Por la libertad francesa también se combatió en territorio galo. Los que no pudieron escapar a Inglaterra pusieron en marcha el movimiento de la resistencia en el que participaron todos los grupos políticos liberales y de izquierdas con el fin de hostigar y obstaculizar la acción del ejercito alemán ( robo de armas, asesinatos de oficiales, voladuras de vías ferroviarias, protección a los insurgentes etc … ). De igual manera nació en todos países ocupados por los nazis estos núcleos de resistencia ( maquis, partisanos etc ... ) operando del mismo modo contra los invasores.


LA BATALLA DE INGLATERRA

Durante el mes de Junio Hitler decidió paralizar a sus ejércitos; esperaba que Inglaterra aceptase el resultado de la contienda y que pidiera formalmente negociar la paz. Pero la respuesta británica fue contundente : el 4 de Julio Churchill ordenó al vicealmirante James Somerville atacar con varios acorazados y cruceros a la flota del Gobierno de Vichy anclada en la base argelina de Mers-el-Kebir. El objetivo era evitar que se uniera a la Kriegsmarine alemana en su lucha en el Mediterraneo. La operación contó con el beneplácito del general De Gaulle.


Este ataque demostraba que Inglaterra no tenía intenciones de rendirse.


Bombardeo sobre Londres 1940
Heinkel-111 durante la batalla de Inglaterra

Comenzaban entonces los preparativos para la Operación León Marino ( Seelöwe ) ... y también los problemas para Hitler.


Algunas voces optimistas dentro del alto mando de la Wehrmacht ( entre ellas la del mariscal Hermann Göering ) auguraban 2 meses de resistencia británica ante la inminente invasión. El almirante Wilhelm Canaris no tenía tan claras las cosas y aseguró a uno de sus lugartenientes : " sin una flota como la británica, cualquier intento de desembarco es como mandar a nuestros hombres a una gran maquina de picar carne ".


No le faltaba razón al almirante, unos pocos destructores ingleses hubieran hecho trizas cualquier intento de desembarco.


Hitler lo sabía. Aunque lo tenía prohibido en las clausulas de Versalles siempre quiso una flota que compitiera con la Royal Navy, aunque se buscaron métodos para burlar el veto. Un acuerdo con Inglaterra en 1935 permitía a la Kriegsmarine aumentar ligeramente el tonelaje de sus buques de guerra pero los ingenieros alemanes encontraron una técnica novedosa para engrosar aún mas el tonelaje : el acorazado de bolsillo, construido mediante aleaciones de metal mas resistentes y menos pesadas y dotado con motores diesel.


En la practica estos buques aumentaban su capacidad destructiva y su velocidad con respecto a la marina británica.


En ese momento el almirante Karl Dönitz comienzó a supervisar la producción de la flota de guerra con nombre en clave Plan Z : 6 grandes acorazados, 4 cruceros de batalla y 4 portaaviones, entre otros buques menores pero su finalización se estimaba para 1945. El inicio del conflicto junto con el hundimiento de 2 grandes cruceros, el Admiral Graf Spee y el Bismarck, detuvo la producción y se optó por desviar la mayor parte de las materias primas a la construcción de submarinos U-Boot.


Suspendido el Plan Z, la única carta con la que Hitler podía jugar era la luftwaffe.


Previamente había que destruir la totalidad de la Royal Air Force británica ( RAF ) y así evitar su intervención durante el desembarco en las playas del Sur de Inglaterra como Dover, Porstmouth o Brighton. La luftwaffe empezó a operar el 8 de Agosto en el Sudeste de la isla con la destrucción de aeródromos, puertos y lineas de comunicación. Los éxitos iniciales durante la primera semana presagiaron al mariscal Hermann Goering una pronta victoria pero los días posteriores las bajas alemanas comenzaron a ser extremadamente altas. Un avión espía camuflado dió con la respuesta : la costa británica estaba plagada de pequeñas estaciones de radar que avistaba al enemigo a gran distancia.


Göering ordena el 14 de Agosto atacar con todas las reservas de la luftwaffe disponibles pero en esta ocasión se centrarán primero en la localizacón de las estaciones de radar para inutilizarlas. Para esas fechas los británicos contaban con poco mas de 800 aparatos frente a los casi 2800 que dispuso el mariscal del Reich. Los ataques constantes de la luftwaffe estuvieron a punto de derrotar a la RAF, incapaz de reponer unas perdidas cada vez mayores pero un golpe de suerte cambió las tornas : un bombardero alemán confundió un barrio londinense con una fábrica de armamento, causando numerosas bajas. En respuesta Churchill envió un grupo de bombarderos Lancaster para atacar a la población civil de Berlín.


Premiere británico Winston Churchill 1940
Churchill ante la Cámara de los Comunes

Y cuando mas cerca estaba Hitler de ganar la guerra, cometió el error de abandonar los objetivos militares en suelo ingles para centrarse en la población civil como medida de represalia. Alarmado, el mariscal Göering intentó convencer a Hitler que la victoria estaba cerca pero el führer no le escuchó.


La errónea decisión de Hitler fue un balón de oxígeno para la RAF que pudo rehacerse de sus perdidas. Y como el bombardero a la población civil no hizo mas que aumentar las bajas en la luftwaffe, en Octubre se canceló la operación León Marino.


Lo mencionamos en el anterior capitulo, no solo el radar fue un elemento importante en la derrota alemana. Salvo los cazas, que desde el punto de vista técnico eran muy similares ( Spitfire vs. Messerschmitt Bf 109 ) los bombarderos de la luftwaffe ( Heinkel 111, Do17 ) estaban concebidos como bombarderos tácticos. Contaban con una escasa autonomía tanto en combustible como en carga bélica y su radio de alcance estaba limitado a zonas industriales como Coventry, Birmingham o Londres pero nada que ver con los bombarderos estratégicos de británicos y americanos ( Lancaster, B17, B24, B29 ), autenticas fortalezas volantes, con un radio de acción muy superior y que, a la postre, fueron decisivos en la destrucción de la industria bélica nazi.


En este momento la guerra cambia de manera decisiva para Alemania. Sin poder vencer directamente a Inglaterra, Hitler opta por aislarla del continente y el esfuerzo bélico se centra en el Océano Atlántico, África y Este de Europa.


Este cambio de estrategia hizo que entre 1941 y 1942 Inglaterra estuviera otra vez contra las cuerdas; los U-Boots germanos hundían cualquier buque mercante con destino a la islas británicas, produciendo un bloqueo constante a escala continental. La llegada de Winston Churchill al gobierno mantuvo las esperanzas y la moral alta ante una situación muy amenazadora para la isla. Suyas fueron las palabras en el famoso discurso ante la Cámara de los Comunes en Mayo de 1940 cuando Francia ya estaba derrotada : " … no puedo ofrecer otra cosa mas que sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor ".


Sin el, probablemente Inglaterra no hubiera podido resistir.