La Invasión de la Unión Soviética

Hitler rompe el pacto de No Agresión con Stalin e invade la U.R.S.S en Junio de 1941.
La apertura de un segundo frente en Rusia con una Inglaterra invicta sería su mayor error.

Panzer tipo III en Rusia

LA ARROGANCIA DE STALIN

La muerte de Vladimir Lenin en 1924 dividió al comunismo ruso en 2 corrientes : León Trotski deseaba exportar inmediatamente la revolución socialista al resto del mundo. Stalin, por su parte, abogaba por consolidar el estado comunista en la propia Rusia. Finalmente éste último ganó la disputa y Trotski tuvo que huir del país ( mas tarde, en 1940, fue asesinado en su exilio en México por Ramón Mercader, un agente español enviado por el dictador ruso ).


Revolución rusa : Lenin y Trotski
Lenin arengando a las masas. Trotski a su derecha.

A decir verdad Stalin tenía razón en ese sentido: si previamente no se afianza el modelo socialista dentro de un país difícilmente podrá extenderse fuera de sus fronteras. Sin embargo ambos políticos si estaban de acuerdo en algo : aprovechar situaciones extremas como crisis económicas o guerras para implantar con éxito el caldo de cultivo revolucionario.


Efectivamente, la amenaza del III Reich con la guerra brinda a la revolución socialista una gran oportunidad para extenderse por Europa, sobre todo cuando las naciones en conflicto se encuentren destrozadas por el esfuerzo bélico ( el levantamiento espartaquista alemán por Karl Liebknecht y Rosa Luxemburgo en 1919 sigue en la memoria ) así que Stalin, como buen pescador en rio revuelto, decide estrechar aún mas los lazos comerciales entre los dos regímenes.


Lo llamativo es la relación ya venía de atrás, concretamente desde 1922 cuando ambos países firmaron el Pacto de Rapallo de asistencia mutua reciproca ( similar al que mas tarde firmaría con Francia ). Las razones eran obvias :  la situación económica alemana era insostenible con sus acreedores tras la guerra de 1914 – 1918 y debía encontrar un socio económico para equilibrar la balanza de pagos. Rusia, por su parte, necesitaba establecer lazos diplomáticos de manera urgente, por tanto la alianza entre la Unión Soviética y la República de Weimar alemana se tradujo en una estrecha cooperación a nivel industrial, comercial y militar.


Pero el escenario político en Europa durante la década de 1930 empieza a complicarse : el crack bursátil de 1929 provoca la mayor crisis económica en el mundo capitalista. Como resultado, crece de manera alarmante el paro y las tensiones sociales en el continente. Obviamente el miedo a nuevas revueltas comunistas mitigaron los recelos de los gobiernos ingles y francés ante el nacimiento de los estados fascistas ya que suponían, en la practica, un freno al comunismo.


Visita de Molotov a Berlin
Keitel y Von Ribbentrop acompañan a Molotov en una visita a la capital del Reich.

Desgraciadamente la actitud agresiva de italianos y germanos abrieron los ojos a franceses e ingleses y descubren con horror su incapacidad para frenar las políticas expansionistas de estos regímenes. Stalin se aprovechó de la situación y jugó a dos bandas : firma un tratado de defensa con los franceses en 1935 para cambiar su imagen de enemigo para las democracias occidentales y luego se reparte con Alemania las zonas de influencia en Europa del Este en el Pacto de No Agresión de 1939, para que los nazis le consideren un valioso aliado contra Occidente.


El " supuesto " logro a ambos lados del tablero alimentó aún mas la vanidad y soberbia del dictador ruso en sus planteamientos a nivel nacional e internacional, creyendo ciegamente en su infalibilidad como " líder indiscutible ". Para colmo, las purgas políticas que Stalin propició en 1936 - 1939 eliminaron a cualquier oposición tanto dentro como fuera del partido, erradicando de este modo cualquier discusión en su toma de decisiones ( la mayoría desacertadas ).


Así pues, la soberbia de Stalin le impidió percatarse de la verdadera intención de Hitler con el pacto de No Agresión : inmovilizar a Rusia en las primeras fases del conflicto para, mas tarde, atacarla con todo el potencial de la Wehrmacht.


SE PREPARA LA INVASIÓN

Y ahora la gran pregunta : ¿ por qué abrir un segundo frente en 1941 cuando la guerra dejó de ser para Alemania un paseo militar ?.


De entrada Hitler siempre tuvo en su punto de mira al régimen bolchevique por varios motivos : consideraba a los eslavos una raza inferior ( untermensch, según la definición en las leyes racistas de Nüremberg ), su sueño de crear el espacio vital alemán desde el Rhin hasta los Urales y la cantidad enorme de materias primas que Alemania podría tener acceso ( petroleo, hierro, cobre y cereales ).


Aún así el Alto Mando de la Wehrmacht y Hitler no tenian en mente entrar en una guerra con la Unión Soviética habiendo ya un frente abierto. Tras el fracaso de la luftwaffe en el cielo ingles todos temieron un conflicto indefinido en el tiempo contra Gran Bretaña, una situación que obligó a Hitler explorar el mismo plan del emperador francés contra Inglaterra : invasión, bloqueo marítimo, ataque a su imperio colonial y/o eliminación de sus aliados continentales ( lease Rusia ).


Visita de Mussolini Guarida del Lobo
Mussolini, Jodl y Hitler discuten la estrategia en Grecia

La primera posibilidad, la operación León Marino, quedó completamente descartada tras la derrota en la Batalla de Inglaterra y la suspensión del Plan Z en favor de la fabricación de los submarinos U-Boot.


La segunda posibilidad era cercar a la isla mediante un bloqueo marítimo utilizando como arma los submarinos. Temporalmente, entre 1941 y principios de 1943, el bloqueo creó una situación muy amenazadora para la isla pero la estrategia alemana fracasó debido a la invención del sonar, el descifrado de la maquina de encriptación de mensajes Enigma, la entrada de los Estados Unidos en guerra y su superioridad naval.


La tercera posibilidad era un golpe mortal en el Norte de África a través de Egipto para cortar el Canal de Suez y sus comunicaciones con su imperio colonial. Hitler, al priorizar el plan de invasión ruso, mandó al Africa Korps con pocos efectivos ( en contra del consejo de su Estado Mayor ). Aunque Rommel casi logra su objetivo, finalmente es rechazado por el mayor potencial bélico aliado y debe capitular en mayo de 1943 en Túnez.


Al mismo tiempo la situación energética del III Reich en 1941 es ya un grave problema. Pese a que se han desarrollado productos sintéticos para no depender tanto de material primas esenciales, la expansión de los frentes requiere de una mayor demanda en carbón, hierro y petroleo. Así que a Hitler no le quedó mas que la única y desesperada salida: doblegar al único aliado continental ingles, Rusia, y hacerse con sus inagotables reservas de materias primas.


LOS PLANES DE RETRASAN

En Febrero de 1941 Hitler ya tenía ultimado el Plan Barbarroja, la invasión de la Unión Soviética. Durante los siguientes meses comenzó a acumular efectivos y material de guerra en la frontera polaca entre Rusia y Alemania.


Tanques Panzers en dirección a Rusia
Tren con tanques Panzer III y IV en dirección al Este

Previendo que los rusos sospecharían ante tal movimiento de tropas, los alemanes alegaron en las visitas al Reich del ministro de asuntos exteriores ruso Viacheslav Molotov, que solo se trataban de maniobras para futuras ofensivas en el Norte de África. Como era de esperar, Stalin dio por buenas las explicaciones, sin ser consciente del peligro que se le avecinaba.


Por extraño que parezca, el dictador ruso no desconfió de su homologo alemán, pese a que las relaciones diplomáticas entre ambos regímenes ya eran tirantes a finales de 1940. ¿ Por qué ?, alemanes y rusos protestaban cuando uno u otro intentaban desestabilizar sus respectivas zonas de influencia repartidas en 1939 : los Balcanes, Finlandia, Bulgaria y Rumanía. Sin embargo Stalin no tomó represalia alguna contra Hitler. No le interesaba. La situación de inestabilidad en Europa favorecía sus futuros planes revolucionarios en el continente.


Además, el servicio de espionaje alemán tranquilizó al führer de las verdaderas intenciones del dictador ruso tras su pacto de no agresión con Japón en Abril de 1941 : no era prepararse ante la inminente invasión alemana sino simplemente sacar mayor provecho del actual conflicto pero a escala mundial con la entrada de Japón. Por tanto Hitler comenzó a preparar el asalto a la Unión Soviética.


Tras varias discusiones dentro del Estado Mayor se decidió emprender la ofensiva en 2 lineas de ataque : la primera hacia el Norte con destino a Leningrado para enlazar con los fineses; la segunda por el centro atravesando Ucrania y el bajo Dnieper por su importancia agrícola y económica. Una vez consolidadas estas zonas se lanzaría una potente ofensiva para destruir el grueso de las tropas rusas en dirección a Moscú. Cuando el plan quedó aprobado, Hitler ordenó atacar Rusia el 1 de Mayo de 1941.


Mussolini invade Grecia
Artillería italiana atacando posiciones aliadas

Sin embargo la operación Barbarroja tuvo que posponerse. Mussolini tomó la estúpida decisión de invadir Grecia. El Duce vivía en horas bajas por los desastres de la guerra en Africa y las continuas llamadas de auxilio al ejercito alemán. Además nunca le gustó su papel secundario en la guerra por detrás de Hitler. Asi que para ganar de nuevo popularidad ante el pueblo Italiano retomó sus planes en los balcanes y atacó al pais heleno desde Albania en 1940.


Sin apenas planificación la campaña italiana en Grecia fue un autentico desastre. Y la consecuencia directa fue que en 1941 los ingleses intervinieron en la antigua Yugoslavia para dar cobertura a los griegos. Como Rommel necesitaba en esos momentos apoyo logístico en su ofensiva en El Alamein, Hitler decidió enviar un fuerte contingente de tropas para ayudar de nuevo a los italianos y de paso, tomar la isla de Creta y afianzar las lineas de abastecimiento por el Mediterráneo para la ofensiva del Afrika Korps.


A mediados del mes de Mayo, el flanco sudeste de Europa estaba ya bajo control alemán pero el plan de invasión a Rusia se retrasó un mes lo que a la postre significó perder un valioso tiempo.


La fecha final sería para el 22 de Junio de 1941 y se transmitió en clave a todas las delegaciones del III Reich por todo el mundo. La misiva llegó a la embajada alemana en Japón y se notificó al agregado militar alemán del gobierno nipón, Friedrich von Schol. Aunque era un cable ultrasecreto, Friedrich lo filtró a varios miembros de su confianza y simpatizantes con la causa nazi ... entre ellos el periodista del diario alemán Frankfurter Zeitung, Richard Sorge.


Richard era un espia de la Unión Soviética con importantes contactos en la embajada alemana en Japón. En cuanto tuvo la confirmación del ataque en sus manos alertó de inmediato al gobierno de Moscú de los planes de Hitler con un mes de antelación. Pero Stalin desestimó el informe. Su arrogancia le cegó de nuevo.


LA INCOGNITA DE RUDOLF HESS

Extraoficialmente la decisión de abrir un segundo frente generó muchas dudas en algunos mandatarios de la cúpula nazi y es probable que explorasen la idea de firmar una paz por separado con Inglaterra y no verse combatiendo en dos frentes como en la Primera Guerra Mundial.


A su favor contaban con las intenciones de una parte de la alta sociedad inglesa y de su clase política en llegar a un entendimiento con Alemania pero en 1941 Hitler abandonó la idea de una paz con los ingleses y su apuesta por invadir Rusia era firme. De llegar a un acuerdo con los británicos sería a espaldas del führer y eso sería traición.


Proceso criminales nazis en Nüremberg
Dönitz, Göering, Hess y Von Ribbentrop durante los juicios a los criminales de guerra nazis en Nüremberg

El caso es que en los juegos olímpicos de 1936, el secretario del Reich Rudolf Hess entabló amistad con el duque ingles Douglas Hamilton. Una amistad que se mantuvo intacta incluso al inicio de la contienda. Tal vez Hess fuese el mandatario que llevó mas lejos la idea de firmar la paz con Inglaterra usando como baza su amistad y los contactos del duque con Downing Street... o tal vez fuese manipulado por Hamilton a expensas del gobierno británico para conocer los verdaderos planes de Hitler.


Probablemente los ingleses utilizaron la amistad entre el duque y Hess con ese fin. También es lógico que todo se mantuviera en el mas alto secreto por ambas partes ya que de haberse filtrado alguna información hubiera sido visto como una negociación encubierta con el enemigo. La diferencia fue que los nazis fueron los verdaderos engañados.


El plan consistía en que Hess tomaría un vuelo secreto en un caza modificado tipo Bf 110 hacia Inglaterra rumbo a una propiedad en Escocia del duque de Hamilton, que poseía una pista de aterrizaje privada. El 10 de Mayo inició el vuelo desde el aeropuerto de Augsburgo hacia las 5 de la tarde. Sobre las 10 de la noche llegó al lugar indicado. Por desgracia las luces de la pista de aterrizaje estaban apagadas. Tras dar varias vueltas por la zona y con el combustible agotado, Hess tuvo que hacer un aterrizaje de emergencia. Al poco fue capturado y recluido en la torre de Londres con ordenes de permanecer completamente incomunicado.


A lo pocos días comenzó el interrogatorio por el duque de Hamilton, el diplomático sir Ivone Kirpatrick, el asesor del gobierno William Aitken y sir John Simon, que confirmaron a Churchill las intenciones de Hitler : atacar a los rusos. Cuando acabó el interrogatorio Hess fue de nuevo incomunicado hasta su juicio en Nüremberg en 1945.


Algunas voces apuntan a que Hilter montó en cólera tras conocer la aventura de Hess aunque otras afirman que tanto el führer como Göering y Goebbles conocían su plan en todo momento. El fracaso de Hess supuso mantener un perfil basado en la traición o un estado de locura por parte del secretario del Reich, cargo que en ese momento lo ocupará Martin Bormann.


COMIENZA LA OFENSIVA

La madrugada del 21 al 22 de Junio en 1941 comenzó la invasión a la Unión Soviética. El ejercito alemán, apoyado por tropas italianas, rumanas, húngaras, eslovacas y finesas sumaban 150 divisiones ( 22 ellas acorazadas ) con un total de 4 millones de hombres en un frente de 3000 kilómetros que se extendía desde el Mar Báltico por el Norte hasta el Mar Negro por el Sur.


Mapa Operación Barbarroja
Primera fase de la Operación Barbarroja

Pese a las advertencias del espía Richard Sorge, la noticia pillo por sorpresa a la Stavka ( Estado Mayor Soviético ) porque nadie se tomó en serio que Hitler fuese a abrir un segundo frente. De hecho Stalin ordenó no atacar ; pensaba que todo era treta para culpar a los rusos de ser ellos los primeros en iniciar las hostilidades. Pero las noticias que llegaban los días siguientes informaban el avance la Wehrmacht y cómo las unidades del ejercito rojo caían una tras otra. Stalin entró en estado de shock. Se encerró en su dacha ( casa de campo ) a las afueras de Moscú completamente asustado.


Afortunadamente los buenos oficios de los ministros Beria, Valenkov y Molotov levantan el ánimo a Stalin y 10 días después del ataque, el 3 de Julio, hizo un llamamiento por Radio Moscú a toda los pueblos de la Unión Soviética para alzarse contra los nazis en la Gran Guerra Patriótica ... aunque no todos siguieron desde el primer momento el llamada del líder ruso. 


Los estados Bálticos ( Estonia, Letonia y Lituania ) se independizaron del imperio zarista tras el tratado de Brest-Litovsk en 1918. Al igual que la región de Ucrania, éstos mantuvieron un papel activo contra el régimen bolchevique durante la guerra civil rusa de 1921. Como es lógico, la venganza de Stalin una vez en el poder fue terrible : la hambruna que causó a Ucrania al requisar toda la producción de cereal durante la década de 1930, conocida popularmente como Holodomor, y una política de rusificación violenta en los estados Bálticos provocó el odio más acérrimo hacia el dictador ruso.


La alegría en estas regiones cuando llegaron las tropas de Hitler fue mas que evidente. A fin de cuentas los alemanes eran los libertadores del yugo ruso.


Con todo, los alemanes no aprovecharon esta gran oportunidad. De haberlo hecho podrían haber acelerado el derrumbamiento de la Unión Soviética sumando a estos pueblos como aliados contra Stalin. Pero una visita del mariscal Hermann Göering a tierras rusas para supervisar las lineas de abastecimiento dejó bien claro a sus generales la directriz máxima del III Reich : ellos eran la raza aria, osea, explotadores.


El destino de aquella población estaba escrito.


En cualquier caso el ejercito ruso, sin adiestramiento y con mandos torpes e ineficaces, nunca estuvo en condiciones de frenar el avance arrollador de la Wehrmacht : 98 de las 170 divisiones con las que contaba al inicio de la ofensiva fueron completamente aniquiladas mediante las tácticas de embolsamiento; precisamente en una de ellas, cerca de Minsk, quedó copado el mayor ejercito ruso. Aunque a duras penas pudo romper, los alemanes consiguieron hacer mas de 300.000 prisioneros. 


Fuerzas alemanas sobre Rusia
Infantería alemana avanzando en la estepa rusa

A finales de Agosto el grupo de ejércitos del Norte con el 4º Ejercito Panzer a la cabeza avanzó con facilidad hacia los estados Bálticos porque Stalin priorizó la defensa de Ucrania, y en Septiembre las tropas alemanas se unieron a las finesas del general Gustaf Mannerheim para poner cerco a la ciudad de Leningrado. Como había que luchar casa por casa para tomar la ciudad, desde el Alto Mando Alemán se ordenó al general al mando Von Küchler sitiar la ciudad y que la población muriera de hambre ... una imprudencia porque el cerco a la ciudad supuso la inmovilizacion de unos 500.000 soldados muy valiosos en ofensivas posteriores.


Mientras en Octubre el grupo de Ejércitos del Centro con el 2º Ejercito Panzer estaban cerca de la capital ucraniana, Kiev, y obligaron a los rusos hacerles frente de manera improvisada con sus últimas reservas blindadas, pero los tanques de Guderian junto con la luftwaffe se impusieron con notoriedad a los rusos. Sin apenas ejercito enemigo al que hacer frente, el grupo de ejércitos del centro tomó en apenas unas semanas Orel, Odessa y Jarkov, para ir ya directamente hacia Moscú por el Sur.


Aún peor, la producción industrial soviética cayó estrepitosamente : las fabricas en territorio ocupado o fueron destruidas por la política de Stalin de " tierra quemada " o producían ya para el III Reich. A su vez el gobierno ruso trasladó todo el tejido industrial cercano al frente ( en previsión de un mayor desastre ) mas allá de los montes Urales y Siberia. Todo esto produjo a un importante desabastecimiento en armas y munición para las pocas tropas que aun combatían contra los alemanes.


Pero con la llegada del otoño, comenzaron los problemas para la Wehrmacht : las lluvias en los meses de Octubre - Noviembre convirtieron los caminos de tierra en auténticos lodazales de barro ( apenas existían carreteras de asfalto en Rusia ) y solo podían avanzar unos 15 kms al día, frente a los 50 kms de semanas anteriores. Por otro lado la inmensidad del territorio ruso dificultaba la llegada de suministros a las unidades del frente, un percance que aprovecharon los partisanos rusos en territorio ocupado para sabotear cualquier tipo de comunicación. Y los rusos comenzaron a usar ( mas por desesperación que por motivos militares ) los nuevos tanques tipo T34 y KV1, más rápidos, de blindaje superior y con cañones de mayor calibre, lo que equilibró en parte las fuerzas acorazadas de ambos contendientes.


Rasputitza en Rusia frena tanques alemanes
Varios blindados panzer hundidos en el barro ruso

Aquello dio un respiro a la Stavka, en especial a Stalin que aprendió ( a su manera, todo hay que decirlo ) las tácticas de generales mejor preparados como Konstatin Rokossovski o el mariscal Zhukov. Además otorgó mayor autonomía a figuras militares como Aleksandre Vasilevski, Semión Timoshenko, Iván Konev. También hizo caso por primera vez al espia en Japón, Richard Sorge, cuya información aseguraba que el país nipón no tenía planeado atacar a la URSS. De esta manera se pudo enviar desde Siberia tropas de refresco y reforzar el frente del Oeste.


A pesar de todo el ejercito alemán seguía avanzando desde el Norte y el Sur a Moscú, aunque su progreso era cada vez mas lento. Si antes el barro del Otoño frenaba las unidades blindadas, ahora era el hielo y la nieve del invierno. Es en estos momentos cuando salen a relucir los graves errores del OKW ( Alto Mando de la Wehrmacht ) en Rusia : calcularon deficitariamente las reservas soviéticas, subestimaron la resistencia del pueblo ruso ( al fin y al cabo los alemanes eran la raza superior ) y los soldados no tenían ropa para combatir temperaturas de hasta - 30º porque pensaban en una victoria antes del invierno. Como dato, el frio ruso de 1941 produjo indirectamente mas bajas alemanas que las balas enemigas.


De todas maneras algunos errores no eran directamente achacables al OKW y si otros factores que, a priori, auguraban un razonable éxito a la campaña : primero, el conflicto entre Finlandia y Rusia en el invierno de 1939 – 1940 por el istmo de Carelia : unas pocas unidades de montaña finesas habían puesto en jaque a todo un ejercito ruso. Solo una potente ofensiva con una gran cantidad de soldados pudo dar la victoria a Stalin.


Por otra parte, los intercambios comerciales de ambos regímenes mostraban un atraso considerable de los soviéticos respecto a la eficiente tecnología alemana y el espionaje revelaba la pocas simpatias de la población bática y ucraniana hacia los rusos. No es de extrañar que Hitler creyera a la Unión Soviética como un gigante con pies de barro y que se derrumbaría ante un gran nejercito tecnológicamente superior.


Tras duros combates el 4º Ejercito Panzer al mando del general Fedor von Bock tomaba Rostov y Kalinin a principios del mes de Diciembre e iniciaba la Operación Tifón, la toma de la capital rusa. La intención era rodear la ciudad en un movimiento de pinza entre el 4º Ejercito y el 2º Ejercito Panzer de Guderian y bombardearla completamente. La importancia de la capital no era solo política sino logística : el único nudo ferroviario que existía era el de Moscú. Si los alemanes lograban su objetivo se hubiera producido un desastre monumental para el ejercito soviético : los frentes hubieran sido completamente inconexos para el transporte de tropas por ferrocarril.


Artilleria rusa batalla Moscú
Posición defensiva rusa a las afueras de Moscú

Es el momento decisivo, con los alemanes a 25 kms de la capital moscovita. Llegados a este punto Stalin se la juega a una carta. A su favor cuenta con 9 ejércitos de tropas siberianas de refresco, mejor preparadas para luchar en la nieve, 13 brigadas de artillería ligera y el primer contingente importante de carros T34. La contraofensiva se inicia los días 6 y 7 hacia el Norte, en Kalinin, y para sorpresa de la Stavka desbordan las lineas alemanas. El día 13 los soviéticos atacan la zona de embolsamiento de la capital y expulsan a los alemanes de Tula y Livni, obligandoles a retroceder varios kilómetros.


¿ Por que un derrumbe alemán tan repentino ? ... por los fallos en la logística y el estado de unos soldados al limite de sus fuerzas bajo el severo invierno ruso : carecían de equipo y uniformes para combatir el frio, no podían dormir en la intemperie bajo la amenaza de morir congelados, los alimentos o no llegaban o se volvían incomestibles, las armas se encasquillaban mas de lo normal, se congelaba los motores de los vehículos y mantener las lineas de abastecimiento en tales condiciones era ya un esfuerzo considerable. La situación era diferente para las fuerzas siberianas atacantes, completamente equipadas para resistir el frio y con menos problemas de logística.


Stalin, embriagado por el éxito, quiso recuperar todo el terreno perdido con una ofensiva aún mayor antes de la Navidad de 1941 atacando conjuntamente a todos los grupos de ejércitos alemanes al Norte y al Sur. El mariscal Zhukov previno al dictador ante tamaña empresa; la debilidad que aún arrastraba la industria rusa podría desbaratar el resultado de aquella operación pero Stalin ( para variar ) no le hizo caso. Aunque recuperaron la punta de lanza alemana hacia la capital, Mozhaisk, solo en algunos sectores apenas pudieron avanzar unos 130 kms pero a costa de enormes perdidas y de manera precaria. Y Hitler decidó atrincherar al ejercito para repeler cualquier ataque y estabilizar el frente de Moscú.


Este revés militar trajo consecuencias para Alemania : Hitler sumió al país a una guerra de desgaste y cuya industria no se encontraba preparada. Así mismo supuso un constante drenaje de hombres y material de guerra a Rusia pero desatendiendo a frentes igual de importantes como el Norte de África.


También, e ironías del destino, el fracaso en Moscú hizo que Hitler cometiera los mismos errores que casi le cuestan a Stalin la caída de la Unión Soviética : asumir la jefatura total de los ejercitos, responsabilizar a sus mandos del desastre, rodearse de generales mas obedientes a sus ordenes y fulminar a los criticos : la destitución de Guderian cuando retiró, con buen criterio pero sin su consentimiento, unidades blindadas del 2º Ejercito Panzer hacia Moscú a la espera de suministros, es un claro ejemplo.


LA OFENSIVA DE VERANO

La situación del frente ruso en punto muerto ( ni siquiera se pudo rendir la ciudad asediada de Leningrado ) obligó a Hitler a replantearse su estrategia de cara a un nueva ofensiva durante los meses de primavera y verano. Esta vez no sería el centro político, Moscú, sino su centro económico, el Cáucaso. La ofensiva, llamada Operación Azul, comenzaría para Mayo de 1942.


Mapa Operación Azul 1942
Movimiento de tropas durante la Operación Azul

Se pensaba cortar el abastecimiento de crudo al ejercito ruso desde los yacimientos petrolíferos del Cáucaso a través del rio Volga y solucionar la demanda de petroleo del ejercito alemán. Este último aspecto hubiera sido mas problemático a la hora de abastecer a todas las unidades militares desplegadas en Europa porque la cantidad de crudo que habría que refinar y transportar al día hubiera sido descomunal : no existía ni líneas ni máquinas de ferrocarril suficientes para transportar los barriles de petroleo desde el Volga hacia Alemania, aparte que la resistencia saboteaba una y otra vez cualquier intento de comunicación o abastecimiento a la Wehrmacht.


De todas maneras si los alemanes lograban cruzar el Volga, los rusos tenían ordenes de reventar los pozos petrolíferos para que los nazis no pudiesen aprovechar nada.


El OKW sabía que reconstruir todo el entramado de refinerías en suelo ruso hubiera sido costoso a la par que arriesgado. Por tanto dislocar al enemigo cortando sus suministros era la opción mas realista. Al menos habría mas posibilidades de exito de cara a futuras campañas en Rusia pasado el Invierno.


Pero antes las tropas alemanas ( el 6º Ejercito y el 1º Ejercito Panzer ) tuvieron una dura prueba. Stalin siguió obstinado en reconquistar el territorio perdido y mandó al General Timoshenko a liberar Jarkov en Febrero de 1942 a cualquier precio. Las advertencias de la Stavka a esta operación cayeron en saco roto y se vislumbró un desastre tremendo ( un alto porcentaje del armamento para esta operación era obsoleto y las fabricas no estaban operativas aún al 100% ). Así fue, los alemanes aniquilaron a 5 ejércitos soviéticos, 5 brigadas de tanque e hicieron mas de 200.000 prisioneros. Cuando en Mayo de 1942 concluyó la segunda batalla de Jarkov, Hitler ordenó comenzar la ofensiva en el Cáucaso.


Stalin aún pensaba que la ofensiva alemana hacia el Sur pretendía distraer tropas lejos del verdadero punto de ataque, Moscú y mantuvo la mayoría de sus ejércitos cerca de la capital rusa. Pero su error táctico propició que el 6º Ejercito al mando del ( obediente a las ordenes del Führer ) General Von Paulus y el 4º Ejercito Panzer se abrieran paso hacia el curso alto del rio Don. De nuevo la Wehrmacht utilizó la táctica Blitzkrieg con excelentes resultados ante unas defensas rusas ya muy debilitadas tras el choque en Jarkov. Stalin por fin cae en su error y emite la draconiana Orden 227 : Ni un Paso Atrás ( quien retroceda durante un ataque a sus posiciones iniciales será ejecutado de inmediato por los comisarios del NKVD ). Había que ganar tiempo como fuese para preparar las defensas ante el imparable empuje alemán.


Francotiradores en Stalingrado 1942
Francotiradores rusos en la Estación de Carga Nº2

Sin embargo Hitler volvió a dividir de nuevo sus tropas como hizo en 1941. Tras la victoria en Jarkov y el espectacular avance por el Sur, Hitler creyó en la caída inminente del régimen bolchevique y separó sus fuerzas en dos grupos. El primero en dirección al Caucaso y el segundo con el 6º ejercito a la cabeza en dirección a Stalingrado. Pero se le privó del XI ejército panzer de Von Manstein con una nueva misión : tomar Sebastopol para frenar las incursiones aereas rusas en las refinerías rumanas de crudo, lo que redujo drásticamente el avance al 6º ejercio. Por si fuera poco, cuando cayó Sebastopol el 3 de Julio, el XI ejercito fue trasladado para reforzar el cerco de Leningrado, orden que acató de mala gana Von Manstein … pero ordenes son ordenes.


Hitler no se dio cuenta que el rápido avance hacia Stalingrado se debía a un plan estratégico ruso : los generales Zhukov y Vasilievski propusieron a Stalin seguir a la defensiva hasta la ciudad de Stalingrado con el fin de estirar lo máximo posible las lineas de abastecimiento enemigas y meter a todo un ejercito alemán en una ratonera de calles, esquinas y edificios.


Es lógica la estrategia si se tiene en cuenta que el Sur de Rusia en dirección el Cáucaso es una extensión inmensa de estepas, ideal para las tácticas de embolsamamiento alemanas. Por tanto Zhukov confiaba en la arrogancia de Hitler para tomar a toda costa la ciudad de su antagonista, Stalin, vista la obsesión que seguía teniendo hacia la ciudad con nombre del líder revolucionario ruso, Leningrado.


Su calculo resultó exacto.


STALINGRADO

El 28 de Junio Hitler ordenó la Operación Azul, la toma de Stalingrado. El fürher desoyó de nuevo el consejo del Alto Mando de la Wehrmacht : la ciudad no era mas que una bolsa de resistencia interior ( como tantas otras durante la campaña rusa ) y una vez atravesado el Volga se podría atacar con mayor facilidad pero el dictador alemán decidió tomar la ciudad al asalto.


Planta eléctrica Stalingrado 1942
Ruinas en la planta electrica de Stalingrado en 1942

Stalin por su parte mandó a los generales Vasily Chuikov y Andrei Yeremenko organizar la defensa, negó evacuar la cuidad y obligó tanto a su población como a los refugiados que huían del frente a fortificar todo el casco urbano. La orden 227 era clara para el ejercito y comisarios del NKVD ( Comisariado del Pueblo para Asuntos Internos ) : sin rendición.


El 19 de Agosto la luftwaffe atacó brutalmente la ciudad con bombas incendiarias para arrasar la ciudad al máximo. Craso error porque las ruinas ayudaron a los defensores a construir barricadas en las calles para entorpecer las unidades blindadas. Además los edificios semiderruidos se convirtieron en auténticos fortines, los sótanos en puestos de vigilancia, las azoteas sin techo en posiciones de mortero y los escombros en lugares idóneos para los francotiradores.


Cuatro días después del bombardeo el 6º ejercito de Von Paulus entraba en la ciudad y precisamente fue el panorama que se encontraron : una lucha encarnizada por cada edificio, sótano, alcantarillas, calle o plaza. Los alemanes no estaban acostumbrados a ese tipo de combate urbano y lo denominaron guerra de ratas :  un edificio bajo control alemán durante el día pero a la noche los soviéticos se infiltran entre las ruinas o por el sótano y embosca al enemigo lanzando bombas de humo, granadas, ametrallando las habitaciones y llegando muchas veces al cuerpo a cuerpo. La jornada siguiente los alemanes vuelven a tomar el edificio pero a la noche se repite la misma situación.


Así día tras día.


Lugares como la Fabrica de Tractores Octubre Rojo, la Casa Paulov, la planta química Lazur o la Estación de Carga Nº 2 se convirtieron en símbolos de resistencia, causando un importante número de bajas entre las filas alemanas. Para Octubre el 6º ejercito había perdido ya un 15% de sus efectivos.


En Septiembre la Wehrmacht pudo acorralar al ejercito soviético en el muelle del rio Volga, aunque la colina Mamadev, punto clave para la vigilancia de la ciudad, seguía bajo control ruso. Pero el frio amenazaba de nuevo con su presencia y Von Paulus, ante la falta de suministros, propuso un repliegue estratégico, a lo que Hitler se negó. Se ordenó a unas débiles unidades satélites de la Wehrmacht ( italianos y rumanos ) defender las posiciones Norte y Sur a las afueras de la ciudad y que el ejercito alemán se preparase para pasar el Invierno dentro de la ciudad.


 Defensa planta química Lazur Stalingrado
Puesto defensvo ruso en la planta química Lazur

Si el estado mayor hubiera conocido la situación " real " en la que se encontraban los alemanes en Stalingrado, tal vez se hubieran opuesto con firmeza contra la insensata decisión de Hitler. El casco urbano era un mar de ruinas, por tanto apenas había edificios en pie para cobijarse del frio. Además, como los combates eran constantes no había tiempo para retirar los cadáveres de ambos bandos lo que provocó una atmósfera de putrefacción en toda la ciudad; la llegada de las enfermedades como el tifus o la disentería fue solo cuestión de tiempo. Y para empeorar las cosas, la constante tensión de los soldados alemanes ante las emboscadas rusa y sus francotiradores provocaba un estado de neurosis de guerra.


Todos estos factores minaron lentamente la resistencia del 6º ejercito.


La llegada del frio " calmó " un poco las cosas en la lucha callejera, un impasse que el mariscal Zhukov aprovechó para preparar la Operación Urano, el cerco al 6º ejército. Durante el intervalo de dos severas heladas el mariscal ruso desplazó a orillas del Volga una cantidad importante de soldados, carros de combate, baterías de misiles Katiusha y tanques tipo T34. Su plan consistía en atacar con 2 ejércitos a la vez las débiles posiciones italianas y rumanas atrincheradas al Norte y Sur de la ciudad y cerrar el movimiento de pinza en forma de tenaza desde el Volga y atravesando el rio Don hasta la cuenca del rio Donetz. Los aviones de reconocimiento alemanes alertaron del enorme movimiento de tropas ruso pero Hitler, confiado en la capacidad de su ejercito, lo interpretó como otro desesperado ataque ruso para frenar su maquinaria de guerra invencible.


El 19 de Noviembre Zhukov ordenó el contragolpe y su predicción resultó correcta. Las posiciones rumanas e italianas se hundieron de inmediato ante la avalancha de obuses y tanques rusos. En 4 días los 2 ejércitos rusos cerraron el cerco. La retirada del 6º ejercito era la única alternativa, de haberse decidido a tiempo, pero Hitler la prohibió tajantemente.


Mapa Operación Urano Stalingrado
Plan ofensivo de Zhukov para cercar al 6º Ejército

Lo que viene a continuación es una enorme falta de escrúpulos e irresponsabilidad con tal de recuperar el poder dentro del partido nazi usando como excusa la dramática situación de todo un ejercito : tras la espantada de Rudolf Hess en 1941 por un hipotético acuerdo de paz entre alemanes y británicos, el mariscal de la luftwaffe Hermann Göering se convertía, a efectos legales, en el sucesor del fürher. Lo que Göering no esperaba era la llegada a la cúpula nazi de enemigos acerrimos suyos, como el arquitecto Albert Speer o el nuevo Secretario del Reich Martin Boorman. Ambos le desacreditaban a ojos de Hitler en cualquier gestión militar … y en parte no les faltaba razón (  Göering siempre fue mejor actor que administrador ) lo que a la larga contribuyó a que el dictador alemán perdiera su confianza. Cuando se enteró de la situación de Stalingrado, Göering vio la gran oportunidad de recuperar su credibilidad proponiendo en una reunión con Hitler y el OKW el abastecimiento por aire del 6º ejército.


El mariscal pensaba que la situación era similar a la bolsa de Demyansk cerca de Novgorod en la primavera de 1942. La luftwaffe abasteció de manera exitosa con 230 toneladas diarias a cerca de 100.000 soldados rodeados por los rusos en un intento de romper el cerco en Leningrado. Pero esta vez el escenario era completamente diferente : ahora la aviación rusa comenzaba a imponerse en el cielo y no eran 250 sino 700 toneladas diarias para mantener a todo un ejercito de 270.000 soldados en pleno Invierno.


Pese a que el mariscal de la Luftwaffe Freiherr von Richthofen ( familiar del famoso barón rojo ) se opuso con firmeza por lo que supondría en hombres y aparatos tamaña operación, Hitler dio por buenas las explicaciones de Hermann Göering y le dejó en sus manos el puente aéreo.


El abastecimiento por aire estaba condenado de antemano y Von Paulus temía ese fatídico resultado. Es cierto que tuvo posibilidades reales de huir en los primeros días del cerco pero no quiso verse ante un consejo de guerra. Decidió acatar las ordenes del fürher : sería abastecido por la luftwaffe, se le ordenó atrincherarse en la ciudad y esperó la llegada de un ejercito de rescate desde el Sur comandado por el general Von Manstein con parte del 4º Ejercito Panzer para crear un pasillo de socorro.


Como era de esperar el puente aéreo del mariscal Göering no dio resultado. Entre las constantes tormentas de nieve y la superioridad de las aviación rusa, en el mejor de los casos llegaban entre 30 y 50 toneladas diarias de munición, carburante y víveres, insuficiente para mantener la resistencia en pleno invierno. A su vez, los rusos eran conscientes de la ayuda alemana que se dirigía a Stalingrado gracias a sus servicios de espionaje y mandaron un fuerte contingente para frenar las tropas de alemanas de auxilio a punto de atravesar el rio Don. La feroz resistencia rusa frenó el avance de Von Manstein que solo pudo acercarse a 50 kms de Stalingrado.


Ruinas de Stalingrado en 1943
Ruinas de Stalingrado el 2 de Febrero de 1943

Durante las dos primeras semanas de asedio los alemanes lograron repeler los ataque del ejercito rojo a costa de grandes perdidas. Pero a finales de Diciembre las epidemias, el frio y el hambre hicieron mella en el 6º Ejército. La única salida lógica era capitular. Las peticiones reiteradas de Von Paulus para tener libertad de acción ( lease rendición ) se negaron categóricamente por Hitler.


A esas alturas Von Paulus no vio otra salida que evacuar a algunos de sus lugartenientes durante el puente aéreo para explicar al fürher en persona de la desesperada situación en Stalingrado y hacerle cambiar de opinión o buscar alguna salida factible para todo un ejercito cercado, visto que el abastecimiento por aire no daba resultado. La respuesta de Hitler seguía siendo la de resistir a toda costa y esperar la llegada de Von Manstein porque de lo contrario, según palabras de Hitler, ningún ejercito alemán volverían a poner un pie a orillas del Volga.


A mediados de Enero se perdieron casi al mismo tiempo los aeropuertos a las afueras de la ciudad de Gumrak y Pitomick, los únicos puntos de abastecimiento fuera del cerco. Aquello supuso el golpe mortal para los alemanes, que estaban al borde de sus fuerzas. El 30 de Enero los soldados alemanes en Stalingrado escucharon durante la fría noche las salvas por su sacrificio en Radio Alemania por boca de Hermann Göering ... y todos supieron que ya les daban por muertos.


Para el 31 de Enero la resistencia apenas era existente. Sin munición ni víveres Von Paulus desafió a Hitler, con ordenes expresas de suicidio y decidió rendirse el 2 de Febrero de 1943 junto con 90.000 hombres del 6º Ejército, un desastre tremendo la perdida de una fuerza importante en el Este. Igual que el ejército imperial de Napoleón como para las tropas de Hitler, el avance en profundidad lejos de las lineas de abastecimiento supuso un error fatal.


El 18 de Febrero de 1943, el ministro de propaganda Joseph Goebbel convocó a la plana mayor del partido nazi en el Palacio de los Deportes de Berlín. El proposito del ministro con su discurso no es otro que preparar al país hacia la guerra total.