Los Estados Unidos entran en Guerra

Japón ataca por sorpresa la base naval americana de Pearl Harbor en el Pacifico
en respuesta al embargo comercial americano. La escala del conflito se convierte en mundial.

Aviones Kate en portaaviones Hiryū en 1941

EL AISLACIONISMO

Para el ciudadano medio americano, la Primera Guerra Mundial es una contienda lejana que apenas tiene repercusión en su país ( no hay invasión militar extranjera, bombardeos ni carestía de víveres ) y tampoco entiende del todo la entrada de su país en un conflicto en Europa.


Pero la realidad es otra : pese a la declaración de neutralidad por parte del gobierno americano, es un secreto a voces la venta de armamento a los miembros de la Triple Entente ( Inglaterra, Francia y Rusia ). En respuesta, Alemania anuncia atacar cualquier buque mercante americano si continua con una política comercial beligerante hacia los aliados ... pero el gobierno americano no se da por aludido.


Noticia del Lusitania en New York Times
Noticia del hundimiento del buque Lusitania

En Mayo de 1915 un submarino alemán hunde sin previo aviso el transatlántico RMS Lusitania en las costas de Irlanda, causando la muerte de 125 pasajeros americanos. El gobierno del Kaiser alegó que el barco transportaba armas y munición, acusaciones que tanto el gobierno americano como la naviera negaron categóricamnte ( expediciones posteriores al pecio durante la década de 1980 encontraron restos de un gran cargamento de munición, demostrando la veracidad de las acusaciones alemanas ). Pero en contra de lo esperado, la reacción de la sociedad americana no fue lo suficientemente enérgica como para que el gobierno del presidente Woodrow Wilson tomase partido a favor del conflicto. Es más, algunos congresistas responsabilizaron al gobierno por seguir " jugando con fuego " al inmiscuirse en un asunto exclusivamente europeo.


Vista la situación, el presidente Wilson decidió conservar la neutralidad de los Estados Unidos y así evitar inestabilidades sociales innecesarias. Pero todo cambió al conocerse el telegrama Zimmermann interceptado por los servicios de inteligencia ingleses. El mensaje fijaba las condiciones para un apoyo alemán a México si éste declaraba la guerra a Estados Unidos para recuperar los territorios anexionados de Arizona, Nuevo México y Texas tras el conflicto entre ambos de 1907.


A esto hay que añadir unas pésimas relaciones diplomáticas con el gobierno mexicano por su inacción ante actividades revolucionarias de Pancho Villa cerca de la frontera con EE.UU. Era el momento de tomar una decisión porque estaba en juego la integridad nacional. El presidente Wilson toma cartas en el asunto y propone al Congreso entrar en guerra. Éste lo ratifica ( 373 votos a favor y 50 en contra ) y comienza la intervención estadounidense en la I Guerra Mundial.


Aunque solo participaron en los últimos meses de la contienda, fue tiempo mas que suficiente para que los soldados americanos quedase marcados por los horrores de la guerra. La sociedad estadounidense se hizo eco de aquel episodio. En respuesta, un sentimiento de alivio y ganas de pasárselo bien inundó la década siguiente conocida como los felices años 20. Y la economía no se mantuvo al margen ; el enorme superavit por el cobro en prestamos de guerra y el aumento de la actividad de la bolsa ayudaban a expandir un nuevo modelo de mercado basado en la especulación.


Pero la bonanza económica acabó el Jueves 24 de Octubre de 1929 tras la caída del mercado en bolsa de Wall Street. El dinero invertido en fondos de inversión, acciones y valores empresariales perdieron todo su valor. En apenas 48 horas el país se detuvo por la quiebra de fabricas, empresas, bancos y negocios.


Crack 1929 edificio Wall Street
Muchedumbre a las puertas de la bolsa de Wall Street

A grandes rasgos el llamado Crack del 29 se basó en un crecimiento a todos los niveles irreal. El consumo estaba ligado a la deuda, incrementándose de manera alarmante a finales de la década de 1920. Las empresas sufrían un importante deficit en sus cuentas y no hacían mas que acumular stocks de productos en sus almacenes, así que la única salida era encontrar liquidez en un mercado bursátil en alza. Sin apenas leyes restrictivas o instituciones estatales que controlasen el mercado, era cuestión de tiempo que la bolsa tuviese un " mal día " y todo un sistema económico completamente endeudado se viniera abajo.


El pánico cundió en todo el país. Las consecuencias para millones de familias fueron brutales : desahucios, colas enormes de parados buscando trabajo, asociaciones benéficas desbordadas por el aumento de la pobreza, suicidios, crimen, protestas y desordenes. La paradoja : EE.UU se vio obligado a aumentar el gasto en subsidios y pensiones, no para dar cobertura social a numerosos minusvalidos por la guerra ( ciegos, sordos, mutilados, trastornos psiquicos etc … ) sino a la avalancha de personas sin hogar ni recursos económicos.


Aquí no habían heridos de guerra, sino heridos por la economía.


El efecto tsunami no tardó en llegar a Europa. Los acreedores americanos exigieron de inmediato liquidar todos los prestamos a los gobiernos europeos pero estos se encontraban en una situación económica muy precaria y no pudieron hacer frente a sus exigencias. El impago se convirtió en la nueva moneda internacional.


En verdad esta crisis nació en el propio Estados Unidos al adoptar la especulación como modelo económico a ultranza pero, en vez de entonar " mea culpa ", la opinión publica americana achacó su situación a la participación en la Gran Guerra y al préstamo de cantidades ingentes de dinero a gobiernos europeos con dificultades de solvencia. Como consecuencia los Estados Unidos se sumergieron bajo una fuerte ola de aislacionismo contra el mundo, postura mantenida incluso con la llegada en Marzo 1933 de Franklin D. Roosevelt, candidato del partido demócrata a la Casa Blanca.


DEL INTERVENCIONISMO AL EMBARGO A JAPÓN

Pero el nuevo presidente pretendía dar un giro económico de 180º a la anterior administración republicana.


Su proyecto New Deal era la creación de numerosos puestos de trabajo mediante inversión publica. De cara al exterior restableció relaciones diplomáticas con su antiguos aliado, Inglaterra. Pero en contra del presidente y su intervencionismo se postularon los círculos empresariales. Éstos retroalimentaban de nuevo el mensaje aislacionista ante el surgimiento de los regímenes fascistas y la perdida de inversiones en el Europa en caso de otra guerra … pero no tardaron en poner su atención en el interesante mercado del Océano Pacifico.


Como es lógico, la inseguridad para invertir en el viejo continente obligó a encontrar nuevas oportunidades de negocio en países del sureste asiático ( Filipinas, Thailandia, Malasia ... ) y sus recursos naturales ( caucho, madera, cobre, estaño, cinc ). El problema es que el Imperio del Sol Naciente comenzaba a imponer su fuerza en esta región.


Justamente por tratarse de una isla, Japón tiene problemas de acceso a recursos naturales. Al igual que su aliado alemán en el Pacto Antikomintern, no tiene mas salida que buscarlo fuera de sus fronteras. Por si fuera poco, ambos países también tienen en común su proyecto nacional basado en el espacio vital : los nipones lo denominan Gran Esfera de Coprosperidad de la Gran Asía Oriental.


Sus acciones militares comenzaron a partir de 1931 con la invasión de China y crearon el estado satélite de Manchukuo con el emperador Pu Yi como monarca títere al servicio de los japoneses. Desde entonces prosiguieron con la conquista del país aprovechando la guerra civil entre las milicias comunistas de Mao Zedong y las tropas leales al Presidente de la república Chiang Kai Shek. Pero, al igual que los alemanes en Rusia, la gran extensión del país chino y la resistencia de su pueblo obligaron a los japoneses a paralizar la conquista en 1937.


Ahora bien, el conflicto con China es mas costoso y duradero de lo que esperaba el alto mando japones y el país comienza a agotar sus reservas de petroleo y materias primas. En esos momentos el general Hideki Tojo es nombrado ministro de guerra y ante la carestía de productos como el arroz, caucho y cobre ordena ocupar la Indochina francesa, la colonia de Tonkin y el delta del rio Mekong.