Los Virajes hacia la guerra

Cómo los giros inesperados en la política exterior de cada país acercaron al mundo al apocalipsis.

Discurso Nazi

" El empobrecimiento de Alemania se convertirá en el empobrecimiento de Europa ", dijo el economista Keynes, haciendo referencia a la grave crisis económica por la que se encontraba el país germano en 1921 y que arrastró a media Europa por el mismo camino.


moneda alemana 1921Es lógico si se tiene en cuenta que Alemania siempre ha sido el motor económico del continente. Su desarrollada industria comprendía casi todo el mercado europeo, a excepción del británico, y todos dependían en mayor o menor medida de las exportaciones de la industria alemana. Francia, Italia e Inglaterra solventaban su deuda de guerra con los Estados Unidos en función de los pagos alemanes; cuando estos no pudieron hacer frente a las reparaciones de guerra, todo el sistema económico europeo se vino abajo como un efecto dominó.


La única solución factible pasaba por olvidar la etapa revanchista de Versalles e inaugurar un periodo de colaboración entre Italia, Francia e Inglaterra con Alemania, conocido como Los Acuerdos de Locarno, firmados en 1925. Sin embargo este periodo de entendimiento se rompe por el crack bursatil de 1929 y la ascensión de Hitler al poder ... teóricamente porque entre 1934 y 1939 el viraje político entre los países es algo complejo.

El viraje frances : la unión entre Francia y Rusia

Las relaciones entre Francia y Rusia eran de rotunda enemistad tras el triunfo comunista ruso y su retirada unilateral en la I Guerra Mundial. Sin embargo el rearme alemán del III Reich abre los ojos a ambos países y firman en Mayo de 1935 el pacto franco-soviético de asistencia recíproca.


Los acuerdos de Locarno se basaban no solo en la colaboración económica entre los países firmantes, sino también en la total exclusión de estos con Rusia en cualquier materia internacional, por tanto la unión entre franceses y rusos contradice lo firmado en Locarno.


Alemania, que vuelve a sentirse cercada, protesta contra la unión de ambas naciones ya que la considera incompatible y decide romper el pacto firmado en 1925.


El acercamiento entre rusos y franceses significaba, en la practica, que renacía el agrupamiento de 1914.


La ruptura entre Italia e Inglaterra

Si la Italia fascista quería expandir su imperio colonial en África, su única opción era Etiopía.


Entre Octubre de 1935 y Mayo de 1936 las tropas italianas atacan al país africano y entran en su capital, Addis Abeba. El rey italiano Víctor Manuel III toma el titulo de emperador de Etiopía mientras que el verdadero, Haile Selasie, se refugia en Londres.


Etiopía era miembro de la Sociedad de Naciones e Inglaterra apoya decretar sanciones a Italia. Este viraje lo encarna el ministro de exteriores Anthony Eden con su cambio en la política de equilibrio entre naciones.


Sin embargo Inglaterra se queda sola al apoyar las sanciones a Italia porque ninguno de los demás estados miembros de la Sociedad de Naciones reacciona de manera seria. Como consecuencia, se rompen las relaciones entre ambos países.


El miedo a un nuevo conflicto continental envalentona a italianos y, sobre todo, a alemanes con sus políticas expansionistas.


El viraje italiano : La unión entre Italia y Alemania

Muchos son los factores que determinan la creación del eje Roma – Berlín, lo que supone a la larga la ruptura entre Italia y Francia.


Anschluss alemánEl primer punto de encuentro es el reconocimiento alemán de la conquista de Etiopía por los italianos. En respuesta, Italia se suma al acuerdo Antikormintern firmado por Japón y Alemania y deja a ésta las manos libres para intervenir en Austria.


Efectivamente, la vieja enemiga de Italia, Austria, es triturada por el Tratado de Versalles y ya no supone un problema. Eso no significa que Italia quiera romper el equilibrio en Europa en favor de una sola potencia. Pero los puntos de entendimiento cada vez mayores entre ambos regímenes dictatoriales hacen que Mussolini adopte una postura de silencio cuando se produce la anexión de Austria por parte de Alemania.


Todo comenzó en Julio de 1936 cuando Hitler empezó a presionar mediante chantajes al gobierno austriaco y obligando al canciller Wilhelm Miklas a incluir en su gobierno a miembros del partido nazi austriaco. Tras un fallido referéndum a favor de la independencia austriaca, Hitler envía a la wehrmacht al país y proclama el Anschluss el 12 de Marzo de 1938 ante el entusiasmo de la gente.


Para los franceses, la inacción de Italia supone la ruptura total de sus relaciones con el país transalpino. Por contra, La Sociedad de Naciones y la opinión pública acepta los hechos consumados.


La crisis de los sudetes checos

Desde que Hitler llegó al poder, su política exterior consistía en recuperar todos los territorios que perdió Alemania en Versalles. Tras la ocupación de la región desmilitarizada de Renania en 1936 y el éxito de la unión entre Austria y Alemania, Hitler dirige su atención en las regiones de los sudetes checos.


En la zona de los sudetes del nuevo estado de Checoslovaquia vivían mas de 3 millones de habitantes de origen alemán. Hitler reclama estos territorios amenazando una vez mas con la guerra, así que en Septiembre de 1938 se reúnen en Munich el primer ministro británico Neville Chamberlain y su colega francés Édouard Daladier con Hitler y Mussolini ( este último como mediador ) para llegar a un acuerdo que ponga freno a la crisis.


Como es sabido, las exigencias territoriales de Hitler son aceptadas por británicos y franceses con la esperanza de que finalizase la amenaza de la guerra. Sin embargo el acuerdo de Munich no fue mas que el punto de partido para nuevas incorporaciones y en Marzo de 1939 Praga en ocupada por el III Reich, estableciéndose el protectorado de Bohemia – Moravia.


A la invitación del presidente americano Franklin Roosevelt de ofrecer garantías de voluntad de paz, Hitler respondió en sus discursos de manera despreciativa.


Nuevamente la comunidad internacional acepta resignada los hechos y empieza a cundir el pesimismo ante el comienzo, cada vez más cercano, de un nuevo conflicto en Europa. Ni siquiera el optimismo del primer ministro británico Chamberlain trae esperanzas tras la firma de los acuerdos de Munich : " Creo que esto significa la paz para nuestro tiempo ".


La ruptura entre Alemania e Inglaterra : el pacto germano - soviético

Este acuerdo rompe la única relación que existía en los acuerdos de Locarno, la anglo-alemana.


Pacto Germano-Sovietico 1939En tiempos de Bismarck, la política expansionista germana se encontraba ante una duda : efectuarla hacia el Sur o hacia el Este. Hitler opta por la segunda opción y contempla un nuevo objetivo : Polonia.


Desde el punto de vista militar es el paso mas fácil, pero desde el punto de vista de la diplomacia hay que contar con la neutralidad rusa. Así que en Agosto de 1939 el ministro de exteriores alemán Von Ribbentrop y su colega soviético Molotov firman en Moscú el pacto de no agresión entre la Unión Soviética y la Alemania nazi.


Y aquí es donde reside el viraje alemán, por lo insólito del acuerdo y por tratarse de su mayor enemigo, lo que conlleva a la ruptura total de las relaciones entre Alemania e Inglaterra.


Según las clausulas del acuerdo firmado ante el propio Stalin, la Unión Soviética obtendría la mitad del territorio polaco a cambio de su neutralidad. En realidad se trataba del reparto de las zonas de influencia entre ambos países en el Este de Europa, dejando a Alemania total libertad en Polonia y Hungría y a la Unión Soviética en los Estados Bálticos, Este de Finlandia y Rumanía.


Con sus espaldas orientales cubiertas, Hitler decide recuperar de Polonia los territorios perdidos en el Tratado de Versalles : Posen, Silesia Superior y Danzig. Por contra, los britanicos y franceses refuerzan sus lazos con Polonia mediante la firma de un tratado formal de alianza.


Un paso mas debe significar la guerra. Hitler da este paso sin pensárselo dos veces y manda a la wehrmacht invadir Polonia la madrugada del 1 de Septiembre de 1939. Dos días después Inglaterra y Francia declaran el inicio de las hostilidades.


Ha comenzado la Segunda Guerra Mundial.