Las Potencias en Guerra

Una economía fuerte y sólida es tan importante como una excelente táctica en el combate.

Cañones del calibre 88mm en Alemania

¿ Estaba Alemania realmente preparada para enfrentarse a Inglaterra y Francia en 1939 a escala continental ?.


Esta pregunta ha sido debatida por numerosos historiadores y teóricos militares. Si nos atenemos estrictamente a los hechos, las fuerzas alemanas barrieron Polonia en 21 días pero solo atendiendo a un único frente y contra un ejercito muy inferior. Si la respuesta de ingleses y franceses hubiera sido mas enérgica con la entrada de sus tropas en combate durante el inicio de la invasión polaca, tal vez Alemania no podría aguantar con dos frentes abiertos al mismo tiempo … pero es mejor examinar con detenimiento los siguientes datos.


Al finalizar la invasión de Polonia en Octubre de 1939, Alemania contaba con 139 divisiones, 12 de ellas acorazadas, 3.500 tanques, y 5.200 aviones, además de su excelente cuadro de mandos y una larga preparación en experiencia y tácticas en los años previos al conflicto en episodios como la guerra civil española.


Linea de montaje de tanques tipo Panzer

Sin embargo, Francia responde con un ejercito basado en la guerra de posiciones, similar a la I Guerra Mundial y muy distinta a la guerra mecanizada que los alemanes van a poner en marcha. Las fuerzas francesas se resumen en 100 divisiones, 20 de ellas exclusivamente para la Línea Maginot; cerca de 3.000 carros de combate pero destinados a proteger el avance de la infantería y una fuerza aérea de unos 1000 aparatos.


Inglaterra solo puede disponer de 8 divisiones nuevas, pero nada comparable con las fuerzas acorazadas alemanas y con un ejercito del aire formado por 1.500 aviones. El único punto a favor de los ingleses es su tradicional potencia naval.


A priori, la superioridad del ejercito alemán a escala continental parece incontestable.


Esta superioridad también destaca en su potencial económico. Alemania posee una industria muy desarrollada, con técnicas científicas en la metalurgia, química y electricidad. Al ser un sector muy dependiente de las importación de materias primas, en el segundo plan cuatrienal el III Reich procuró solventar esta dependencia mediante su sustitución por productos sintéticos ( caucho, seda, aceites con origen en la hulla ). Pero sigue necesitando el hierro sueco, el petróleo de Rumanía y el cobre de Serbia, así como materiales vitales para la guerra como algodón, cobre y plomo.


En 1939 Francia aún no se había recuperado de la crisis económica por el crack del 1929, pese a que no le afectó de manera directa pero que prolongó sus efectos durante un largo periodo de tiempo. Este hecho lastró su capacidad de inversión en el sector industrial para poder frenar la amenaza germana. Finalmente, la única nación que puede enfrentarse contra Alemania en aquellos momentos es Inglaterra, aunque su industria es algo menos moderna que la alemana y depende en gran medida del comercio con su imperio colonial.


A partir de 1941 la entrada a escena de los Estados Unidos, Japón y la Unión Soviética aumentará la escala del conflicto hasta convertirlo en mundial. Algunos contendientes estarán listo para entrar inmediatamente en la guerra como Japón y otros necesitarán algo de más tiempo para poner en marcha su maquinaria económica y militar; es el caso de los Estados Unidos y la U.R.S.S.


La industria, química, científica y del metal japonesa es tan moderna como la inglesa y alemana y ha basado su potencial militar ( como es obvio al tratarse de una isla ) principalmente en la marina y la aviación. Desde su participación en la I Guerra Mundial su expansión económica se ha extendido por el sureste asiático y el Océano Pacifico, lo que ha incrementado las tensiones con el imperio colonial ingles, francés y los intereses de Estados Unidos.


Fuerza naval americana en Guadalcanal

Desde 1931 se encuentra en conflicto con China y sus mandos y tropas ( al igual que las fuerzas alemanas ) no han dejado de ganar experiencia en combate, así como la creación y perfeccionamiento de tácticas de guerra.


La fuerza naval japonesa cuenta con numerosos cruceros, destructores y submarinos, así como una decena de portaaviones, entre ellos 2 de la clase Yamato ( los más grandes construidos en la época ) y 2.600 aviones. En tierra pueden movilizar unas 50 divisiones, de ellas 15 acorazadas.


Por contra la situación económica de los Estados Unidos dista mucho de ser la adecuada para entrar en un conflicto de manera inmediata. Es cierto que cuenta con un sector industrial 3 veces superior al alemán y japones juntos, una economía que puede movilizar activos prácticamente ilimitados, una mano de obra numerosa y cualificada, así como el reclutamiento de un gran ejercito bien preparado.


Sin embargo, el país aún lastra las consecuencias del Jueves Negro; el plan de intervención economía o New Deal por el presidente Franklin Roosevelt aún no se traduce en una mejora importante en la economía nacional. El nivel de paro sigue siendo preocupante y el aislacionismo por el que atraviesa Estados Unidos desde 1919 perjudica las relaciones diplomáticas con Europa.


La Unión Soviética, por su parte, vive una situación muy compleja. Pese a que los planes quinquenales ordenados por el lider ruso Iosif Stalin muestran un avance espectacular en la industria pesada ( acero, carbón, hidroeléctricas, química ), sus resultados no han corregido deficiencias importantes en muchos aspectos económicos del país : su infraestructura ferroviaria deja mucho que desear ( solo existe el nudo de ferrocarril en Moscú ), la inexistencia de carreteras y una población casi en su totalidad agraria, pobre y sometida a una férrea dictadura.


En similares circunstancias se encuentra el ejército rojo : tecnológicamente ( tanques y aviación ) puede competir contra el ejercito alemán pero su cuadro de mandos lo forman militares políticamente leales al dictador ruso pero incompetentes en el campo de batalla. La principal razón fue la gran purga que Stalin realizó entre los años 1936 – 1938 con el propósito de eliminar posibles rivales ( como por ejemplo el general Mijaíl Tujachevsk ) que le hiciesen sombra y concentrar todo el protagonismo como líder indiscutible de la Unión Soviética.


Lo curioso es que muchos generales con experiencia, como Konstantín Rokossovski, tuvieron que ser sacados a toda prisa de los campos de trabajo del Gulag para ponerlos al frente de un ejercito ruso a punto de ser derrotado por las tropas alemanas.


Con la entrada de éstas 2 grandes economías en el conflicto, la superioridad del eje fue contrarestada y su derrota en una mera cuestión de tiempo. Lo mas relevante fue precisamente el tiempo que aguantaron ambos países en combate, demostrando un nivel de preparación notable, en especial Alemania, 20 años después de ser derrotada en la I Guerra Mundial.