Armas y Tácticas

La combinación de armas es clave para que un ejercito tenga éxito en el campo de batalla. Esta táctica fue utilizada con mayor sabiduría por la Wehrmacht alemana.

Luftwaffe Alemana

La Primera Guerra Mundial se caracterizó por el uso de sistemas defensivos a ultranza ( redes de trincheras, puestos de ametralladoras, campos continuos de alambradas y minas ) lo que explica la estabilización del frente Occidental durante gran parte del conflicto. Sin embargo en la Segunda Guerra Mundial los alemanes pondrán en marcha la Guerra Mecanizada, un nuevo tipo de lucha basado en el uso al mismo tiempo de armas ofensivas y que pone en declive el concepto de Guerra de Posiciones del anterior conflicto.


Submarino U-Boat en el Atlántico

La gran diferencia entre ambos modelos es que la guerra mecanizada dotará a las unidades militares de una extraordinaria movilidad en el frente jamas vista hasta entonces.


Varios son los protagonista en este nuevo tipo de lucha. El primero de ellos es el avión ( Stuka, Spitfire, Zero A6M, Heinkel, B29, Lancaster, Ju52, etc … ). Teóricos militares como Liddell Hart y Huhg Trenchard vaticinaron que el avión sería un arma casi resolutiva porque permite utilizar tropas aerotransportadas para atacar la retaguardia enemiga o bombardear ciudades, centros industriales y destruir lineas de comunicación.


El otro protagonista es el tanque ( Panzer, T34, Sherman, MK2 etc ... ). Aunque apareció ya en el anterior conflicto, sus mejoras ( cañón de mayor calibre, blindaje, tracción y motores ) le han convertido en un arma poderosa cuyo empuje destroza cualquier sistema defensivo estático.


Hay que destacar que los alemanes asociaron ambas armas para crear una nueva táctica de combate, la Blitzkrieg o Guerra Relámpago : los tanques y las unidades motorizadas avanzan rápidamente por el frente en forma de maniobra envolvente; una vez que cercan al enemigo en grandes bolsas la aviación las machaca con los bombarderos.


El éxito de esta táctica a comienzos de la guerra se debió a que el Alto Mando Alemán ( OKW ) concibió el tanque no como una unidad especial sino como una unidad de apoyo tanto para la aviación como para la infantería. De esta forma, el tanque pasó de ser un arma fundamental en auxiliar.


Como es lógico, el enemigo debe contrarrestar estas dos ventajas con nuevas armas y estrategias : la invención del radar permite saber la posición de la aviación enemiga y así preparar con antelación las defensas con artillería antiaérea o el envío de cazas como en la Batalla de Inglaterra en 1940. Para frenar la fuerza del tanque, a la infantería se la equipa con armas antitanques : fusiles, misiles ( panzerfaust ), cañones y minas.


En otro escenario, la guerra naval adquiere una nueva dimensión con el nacimiento del portaaviones. Al igual que la Blitzkrieg alemana, aquí se combinan 2 armas : el buque y la aviación. Por contra, el submarino pierde el protagonismo frente a este navío y no resulta ser tan decisivo y determinante como en 1914. Si bien los submarinos alemanes y japoneses crean una situación muy amenazadora en ambos océanos, a partir de 1943 se aplican con éxito nuevos sistemas para neutralizarlos, como las minas submarinas, las cargas de profundidad y el sonar ( el radar submarino ).


Misil V2 lanzado en Peenemünde

En los meses finales de la contienda, cuando Alemania esta a punto de ser derrotada, aparecen los primeros cazas a reacción ( Messercmich 262 ), las primeras armas autopropulsadas ( las bombas volantes V1 y los primeros misiles balísticos V2 ) y en Agosto de 1945 los americanos detonan sobre las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki la bomba atómica, el arma que dará paso a la Guerra Nuclear.


El aumento exponencial de la capacidad destructiva demuestra un avance importante a nivel tecnológico durante la Segunda Guerra Mundial si tenemos en cuenta que solo han pasado 21 años desde el final primer conflicto a principios del siglo XX. Por desgracia, un mayor radio de acción de las armas traerá consecuencias para los civiles ya que sufrirán los combates como si estuviesen en primera línea de fuego.


La unión de todas estas características evidencia una complejidad sin precedentes en la historia bélica : ahora las divisiones se cuentan por centenares, las lineas de comunicación con los frentes son 10 veces más lejanas que en la guerra de 1914 – 1918. Además, es necesario calcular los litros de gasolina que gasta un camión o las unidades motorizadas, organizar los abastecimientos y mantener constante el ritmo de producción bélica. Así nace una nueva rama militar llamada logística, consecuencia directa de la guerra mecanizada. La razón se debe a que se necesitan menos soldados operativos en el frente pero mas hombres trabajando tanto en la industria como en el transporte de armas y munición.


Por tanto movilizar una gran cantidad de hombres como en las guerra napoleónicas es ya un inconveniente.