la " Paz " del Tratado de Versalles

El tratado fue firmado en Paris en 1919 y puso fin oficialmente a la Primera Guerra Mundial.

Presidentes Tratado Versalles

Una nueva pagina en la historia de Alemania hubiera comenzado con grandes esperanzas si el primer ministro francés Georges Clemenceau no hubiera impuesto sus duras medidas sobre Alemania en el tratado de paz.


Los resultados de la guerra ( casi dos millones de muertos y una Francia invadida ) pesaban como una losa en el país galo así que no es de extrañar la posición intransigente de Clemenceau a la hora de negociar las mejores condiciones para Francia, tanto económicas como territoriales, ante un posible nuevo ataque alemán.


A decir verdad, los alemanes estuvieron a punto de rememorar el episodio de la guerra franco-prusiana, ocurrida 50 años antes. En aquel entonces celebraron la victoria en el mismo Palacio de Versalles y proclamaron el II Reich Alemán con Guillermo I a la cabeza. Eso ocurrió en 1871 y los franceses perdieron las regiones de Alsacia, Lorena y el pago de una cuantiosa reparación de guerra; ahora era 1919 y Francia se tomaba la revancha.


Paz de Versalles 1919En un principio las negociaciones de paz comenzaron en base a los 14 puntos del presidente americano Woodrow Wilson, pero el recién creado Estado Comunista de Rusia cambió los planes por completo ya que fue considerado como una grave amenaza por la clase política de entonces. El resultado fue que tanto ingleses como americanos estuvieron mas preocupados por mantener bloqueada a Rusia en el escenario internacional que cerrar un acuerdo de paz justo y duradero con Alemania.


Es cierto que el " odio del tigre " Clemenceu no logró imponerse del todo ( y fue duramente criticado por la opinión publica francesa ) pero Wilson le concedió demasiado en sus exigencias, en parte también por ver como nacía su proyecto de paz para el mundo, La Sociedad de Naciones ( a la que no se afiliaron los Estados Unidos ni la Unión Soviética ).


Tales exigencias tanto francesas como aliadas eran la entrega total de todas las armas, cañones, aviación, flota mercante y también militar ( en este caso los alemanes prefirieron hundirla ).


Por si fuera poco, también se exigió la entrega de 100.000 vacas lecheras, decenas de miles de locomotoras y vagones de mercancías; incluso tendrían que evacuar la totalidad de la orilla izquierda del Rhin a una distancia no inferior a 10 kms en un plazo de 15 días. Y todo esto mientras Alemania se encontraba bloqueada por tierra y mar, con graves carencias de suministros y con una población exánime y muerta de hambre.


Los territorios nacionales de Alemania y sus aliados no corrieron mejor suerte : se recortó y dividió el territorio alemán, turco y bulgaro mientras que en el Imperio Austro - Húngaro se crearon estados independientes de manera arbitraría y sin tener en cuenta importantes aspectos culturales, económicos y étnicos. Un ejemplo fue la creacion del estado de Yugoslavia, destrozado por su guerra civil 70 años después.


Además de obligar a Alemania el pago de las " reparaciones de guerra " ( una cantidad de monedas marco-oro tan descomunal como la distancia de la tierra a la luna ) se le impuso a firmar el tratado de 428 paginas como la única nación culpable de la guerra.


Especial mención merece el trato que recibió uno de los vencedores de la contienda, Italia; el país transalpino acordó con Inglaterra en 1915 entrar en la guerra a favor de los aliados para que fuesen atendidas sus aspiraciones territoriales en el Imperio Austro – Húngaro, pero durante las negociaciones de paz los británicos desestimaron la mayoría de sus reclamaciones por tratarse de " una nación débil ".


No es de extrañar que el mariscal francés Ferdinand Foch sentenciara el Tratado de Versalles con esta frase : “ Esto no es un tratado de paz, sino un armisticio de 20 años ”. Justamente 20 años después, Hitler y Mussolini rompieron ese armisticio.