La " Paz " del Tratado de Versalles

El tratado fue firmado en Paris en 1919 y puso fin oficialmente a la Primera Guerra Mundial.

Presidentes Tratado Versalles

Una nueva pagina en la historia de Alemania pudo comenzar con grandes esperanzas en 1918 si el primer ministro de Francia Georges Clemenceau no hubiera impuesto sus duras medidas sobre Alemania en el Tratado de Versalles.


Las consecuencias de la Primera Guerra Mundial en suelo francés ( más de dos millones de muertos entre soldados y civiles ) pesaban como una losa en el país galo; no es de extrañar la posición intransigente y rencorosa del ministro a la hora de reclamar las mejores condiciones para Francia ante la posibilidad de una futura agresión alemana.


Sus temores eran mas que justificados porque no habían pasado ni 50 años desde la guerra franco-prusiana de 1870 y en 1914 los germanos estuvieron a punto de repetir aquella victoria a orillas del rio Marné. Para Francia el armisticio de 1871 fue una humillación ya que no solo perdieron la hegemonía del continente a favor de Alemania sino que el gobierno germano al completo ( entre ellos Otto von Bismarck ) proclamaron el Segundo Reich Alemán y a su rey Guillermo I como kaiser en el salón de los Espejos del Palacio de Versalles de París.


Firma de la paz en 1919
Firma del Tratado de paz el 28 de Junio de 1919

Además, los franceses perdieron las regiones mineras de Alsacia y Lorena y la obligación de pagar una cuantiosa indemnización por la guerra.


Pero en 1918 los alemanes son ahora los derrotados y Francia se toma la revancha.


Poco antes de comenzar las negociaciones de paz, el presidente americano Woodrow Wilson planteó incluir sus 14 puntos como base del tratado ( respeto a las soberanías nacionales, reparto territorial justo, negociación internacional y pleno desarrollo económico y político para las minorías ) pero el nacimiento de la Unión Soviética cambió los planes por completo. El estado comunista fue considerado como una grave amenaza por la clase política de entonces y tanto ingleses como americanos estuvieron mas preocupados por mantener a Rusia bloqueada en el escenario internacional que cerrar un acuerdo de paz razonable con Alemania.


Aun así, el " odio del tigre " Clemenceau no logró imponerse del todo pero Wilson le concedió demasiado en sus exigencias … y la pregunta es obvia ¿ por qué ?.


El presidente americano tenía en mente la creación de La Sociedad de Naciones, una organización internacional que evitase conflictos entre estados y resolviera las diferencias por medio de la diplomacia. Sin embargo para que su proyecto saliera adelante era necesaria la colaboración de Inglaterra y Francia por su peso internacional. De ahí que Wilson, consciente que sin ambos países la paz mundial sería imposible, cediera en sus exigencias en el Tratado de Versalles y así formasen parte de la Sociedad de Naciones.


Estas exigencias eran la entrega total de todas las armas, cañones, aviación, flota mercante y también militar ( los alemanes prefirieron hundirla ).


También se exigió la entrega de 100.000 vacas lecheras, decenas de miles de locomotoras y vagones de mercancías, la evacuación de la población de la orilla izquierda del Rhin a una distancia no inferior a 10 kms en un plazo de 15 días, la transferencia de sus colonias africanas ( Togo, Camerún, Namibia y Tanganica ) y sus posesiones en La Polinesia.


Europa en 1923
Los imperios centrales tras el Tratado de Versalles

Además, Alemania debía entregar a Francia las regiones de Alsacia y Lorena, la explotación de la cuenca minera e industrial del Sarre por un periodo de 15 años, el pago de 130.000 millones de Marcos - Oro en concepto de " reparaciones de guerra " ( una cantidad de monedas tan alta que cubriría la distancia entre tierra a la luna ) y se le impuso firmar el acuerdo de paz como la única nación culpable de la guerra.


Y todo esto mientras Alemania se encontraba bloqueada por tierra y mar, con graves carencias de suministros y con una población al borde de la hambruna.


En cuanto al territorio nacional de los Imperios Centrales, éstos no corrieron mejor suerte : se recortó y dividió el territorio alemán en favor del recién estado polaco, Turquía se redujo a la península de Anatolia y Bulgaria perdió el acceso al mar Egeo. Al mismo tiempo en el Imperio Austro - Húngaro se crearon estados independientes de manera arbitraria y sin tener en cuenta aspectos culturales y étnicos. Fue el caso de Yugoslavia, una mala unión de serbios, croatas y bosnios que acabaría rota por su sangrienta guerra civil 70 años después.


Un apunte especial merece el trato a uno de los vencedores de la contienda, Italia; el país transalpino acordó con Inglaterra entrar en guerra a favor de los aliados en 1915 a cambio de anexionarse territorios en los balcanes pertenecientes al Imperio Austriaco. Pero en las negociaciones de paz los británicos desestimaron la mayoría de sus reclamaciones por tratarse de " una nación débil ".


En resumen, para Alemania el Tratado de Versalles fue considerado como un saqueo. De hecho el mariscal francés Ferdinand Foch lo sentenciará con esta frase : " Esto no es un tratado de paz, sino un armisticio de 20 años ".


Y 20 años después, Hitler y Mussolini romperán ese armisticio.